jueves, 2 de junio de 2011

Dyango va a San Juan a presentar "Puñaladas del alma"

Desde la Madre Patria, Dyango vuelve a San Juan tras un paréntesis de cinco años -su última vez el 22 de marzo de 2006- en el marco de la gira que lleva a cabo con su disco Puñaladas en el alma.
Aprestándose para el recital que lo presentará este domingo (ver aparte) en suelo cuyano; José Gómez Romero, tal como fue registrado por sus padres, diálogo con DIARIO DE CUYO desde el Hotel NH de Uruguay, adonde también llegó con su nueva producción.
55 discos de oro, 40 de platino y 50 álbumes; son algunos números que da brillo a esta estrella de la balada que, paradójicamente, tiene pasión por el tango, tanto así que Puñaladas del alma es la tercera placa dedicada al 2x4.
Con sus 71 años cumplidos el pasado 5 de marzo, el intérprete hace un repaso a su vida, sus afectos y sus inicios en la música.
- ¿Porqué para su disco 50 eligió volver al tango?
- Porque lo amo, no lo puedo remediar, lo llevo adentro y lo conozco perfectamente. Aprendí la lección del tango desde que mi mamá me cantó la primera canción, es un género en el que se hizo algo fuera de lo común, melodías maravillosas hechas por poetas y músicos profesionales, de conservatorio; no por gente que sabe tocar la guitarra y se lanza.
- ¿Qué significa Puñaladas en el alma?
- Es que el disco está compuesto por 12 puñaladas como son los tangos para mí, escritas por Discépolo, Cadícamo, Troilo...; los grandes más grandes. Además, está dirigido por el maestro Franzetti, con quien nos fuimos a Praga para grabar esta placa con la Sinfónica. De mis 50 discos, que valen y mucho, ésta es mi obra cumbre, pero el que menos va a vender.
- ¿Está seguro?
- Sí, porque el tango es para algunos.
- ¿De qué manera lo movilizan las composiciones que eligió para Puñaladas...?
- Muchísimo y tanto...que no me voy a quedar aquí, no descarto otro disco más.
- O sea que en esas letras hay mucho de su vida. Luego de 46 años de carrera ¿qué ve cuando mira para atrás?
- La vida me pasó como un rayo, eso es lo más asqueroso y nos pasa a todos, además. Pero lo importante es verla ¿no?. Cuando no la ves, resulta que es porque ya no estás.
- ¿Cómo describe ese fugaz pasaje?. Tuvo momentos amargos?
- Hermoso, dedicado a la música, un fervor, lo esencial para mí. He vivido muy bien con eso, a veces sin dormir, pues jodiéndome y todo...(risas); pagué un precio hermoso por vivir mi pasión y es el amor de la gente
- Hoy es la salud de su hermano lo que empaña esa alegría.
- Mi hermano me acompañó desde toda la vida con su guitarra a cuestas, pero tiene el Alzheimer muy avanzado y eso nos tiene a todos muy mal; le tocó a él, pero me podría haber tocado a mí o a cualquiera, tiene 8 años menos que yo y ya hace 2 que tuvo que dejar mi banda.
- ¿Y su esposa e hijos?. ¿Cómo viven ellos su profesión?
- Y es duro, tengo una casa bellísima en las afueras de Barcelona con un parque espléndido que casi no disfruto. Mi esposa me acompaña en las giras, con ella estamos juntos hace 32 años, nos casamos hace 4 y tenemos 4 varones, Marcos Llunas que es cantante, Luis que es cheff, Luján que es mi técnico de sonido y Jordi que también es cantante.
- ¿Alguno viene con usted a San Juan?
- Solamente Luján.
- ¿Siente que su familia es la que pagó el precio de su pasión?
- No. Mi familia es espléndida, ¡tengo una mamá que cumplió 100 años en diciembre y puede llegar hasta los 110 esa tía!; con eso digo todo...¡Qué más puedo pedir!