viernes, 27 de septiembre de 2013

Dyango un grande... se despedirá de los escenarios en 2014

Buenos Aires, 25 de septiembre (Télam).- A los 73 años y camino al medio siglo ininterrumpido de actividad, el romántico catalán Dyango pasó por Buenos Aires para anunciar que en 2014 dejará los escenarios con el tour “Gracias y Adiós” que en abril lo traerá por última vez a la Argentina.
“Ahora siento la necesidad de dejar los escenarios porque la edad no perdona y he llegado a un punto en el que estoy esperando la jubilación”, confesó Dyango, sentado en el vestíbulo de un hotel del centro porteño donde se aloja.
En distendida charla con Télam, el cantante especificó que “decidí abandonar estos viajes eternos que he hecho durante 47 años, pero no la música porque ella es imposible de dejar”.
Casi como una infidencia, el músico apuntó que “la música es tan tentadora y tan hermosa que no hay modo de abandonarla y por eso me quedaré con las grabaciones que también me hacen mucha ilusión”.
Subido a ese desafío que lo espera después de la gira de despedida que abarcará 15 países de América, anunció que “lo que voy a hacer en un futuro en el que no voy a dejar mi canción, es intentar ser lo más sencillo del mundo. He cantado siempre con maravillosas y grandes orquestas, pero a partir de ahora me gustaría ser solamente una voz y un piano en el estudio”.
Dyango aseguró que eligió hacer el anuncio de su despedida en la Argentina porque ”con este pueblo comparto la sensibilidad y el romanticismo”.
De lo sentimental a lo concreto, apuntó que “la Argentina fue el país en el que con 20 y pico de años me permitió obtener mi primer Disco de Oro y desde aquel entonces hasta ahora mi gratitud ha sido inmensa”.
“Te aseguro que si pudiera despedirme de cada uno de ellos con un abrazo, sería perfecto”, puntualizó de cara a una serie que, de momento, tiene confirmadas solo dos funciones en abril: en Espacio Quality Cordoba y en el teatro porteño Gran Rex.
Ligado también por su pasión tanguera y su fecunda amistad con Roberto “Polaco” Goyeneche, repasó que “yo he vivido de todo junto a ustedes: el `Rodrigazo`, los milicos, los cacerolazos y también las alegrías de un país fantástico”.
Al hacer un balance de su trayectoria, el trompetista de formación jazzera, indicó que “todo ha sido muy positivo porque he sido una persona que se ha dedicado por y para entero a la música y fui aceptado sin haber sido guapo ni alto”.
En busca de alguna razón para ese suceso que atravesó los tiempos y las modas, deslizó que “según me han dicho, siempre he sido un cantante que se entregó en cada tema y el público lo ha sabido valorar”.
Desde la actualidad de su arte, resaltó que “puedo estar orgulloso de que a mi edad las facultades están intactas y el cantar no se me ha olvidado”.
“Lo más importante -se ufanó- es saber decir cada canción porque si cuentas con una voz hermosísima pero que no transmite, eso no tiene ningún sentido. Yo nunca he cuidado mi voz y por eso siempre la he tenido así”.
También en clave presente, explicó su explícita adhesión a la lucha por una Cataluña independiente porque “pueblos conquistados por armas tienen que volver a sus raíces”.
“Hay historias y la historia te marca la pauta de lo que se tiene que llegar a dar algún día y ese día se está acercando porque los siete millones de catalanes nos merecemos recuperar nuestra tierra”, subrayó.
Por último, Dyango expresó que “habrá muchas dificultades para alcanzar nuestra independencia y eso no quiere decir una enemistad con el resto de España. De hecho, en los últimos años, muchos pueblos han buscado su camino sin tener que estar como estaban antes, dígase Letonia, Lituania u otras naciones balcánicas”.(Télam).-